3 de septiembre de 2007

BOLIVAR HIJO INSIGNE DE LA TIERRA MADRE Y HEROICA VENEZUELA


Este trabajo histórico y documental, presenta al Libertador Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios, como el hombre de infinita espiritualidad y humanidad, reconocido memorialmente como nuestro insigne héroe.

Por: Erika Calanche Ramos

PRIMERA PARTE

Según lo datado por la historia, Simón Bolívar nació el 24 de julio de 1783 en Caracas (1), hijo del Coronel Juan Vicente Bolívar Ponte y Doña María de la Concepción Palacios Blanco. Es amamantado por la negra Hipólita, que en la época era esclava de la familia, es este seno de color que además de saciar su hambre, lo nutre sensiblemente hacia la igualdad y la libertad humana (2). Es bautizado en la Catedral de Caracas con los nombres de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad.

Nuestro Libertador, es descendiente de una de las familias mantuanas de Venezuela (3), siendo el cuarto de los hijos de los Bolívar – Palacios. Queda huérfano a la edad de nueve años, pues el Coronel Juan Vicente, muere en enero 1786, cuando apenas el niño Simón tenía dos años y medio de edad y su madre fallece seis años después en 1792, experiencia de su vida que luego dará lugar a muchos de sus pensamientos y acciones hacia la protección infantil, dictando el decreto al resguardo de la infancia desvalida en 1825 en Chuquisaca (4), aunque no sufrió el abandono o las privaciones, sintió a temprana edad la ausencia de sus padres.

Sin embargo, la historia señala que Bolívar estuvo bajo la tutoría de su abuelo materno Don Feliciano Palacios, que al morir un año después de su madre en 1973, queda a cargo de su tío materno Carlos Palacios, la cual no duró mucho tiempo en tutoría de este, ya que el niño Bolívar y su tío no tenían buenas relaciones. Aunado a lo expuesto, a la edad de nueve años el niño Simoncito sabía leer y escribir, asistía a la Escuela Pública tutelada por el educador venezolano Simón Rodríguez, hombre de paradigmas originales y progresistas, sustentada en ideales pedagógicos y sociales, ejerciendo en el líder nato Simón José Antonio de la Santísima Trinidad, una profunda influencia imaginativa y filosófica sobre el significado de los valores humanos, que aún en nuestros tiempos, laten vivamente en las almas patriotas de los venezolanos y latinoamericanos hijos libres del ilustre.

Entre tanto, el niño a la edad de doce años en 1795 en busca de calor familiar, se fuga de su casa por la ausencia de su tío y tutor Carlos Palacios, llegando a la casa de su hermana mayor María Antonia Bolívar y su esposo. Esta situación, generó un conflicto familiar que terminó cuando Bolívar, fue llevado por los suyos en calidad de interno a la casa de su maestro Simón Rodríguez. Si se analiza esta parte de la historia, nuestro héroe aunque parece haber sido un niño con excesos de amor y mimado, realmente los relatos plasman de manera implícita una antitesis de ésta teoría, pues el niño Bolívar en orfandad a temprana edad buscaba refugio maternal y familiar entre los suyos, pero sus hermanas quienes se cazaron jóvenes, habían asumido roles maritales que les limitaba el cuidado pleno del niño, por su parte, su tío materno a quien se le había delegado los cuidados del niño, según la historia relata, fue un hombre soltero que poca atención le prestó al niño, pues pocas veces estaba en la hacienda con el niño, momentos en la cual, el niño compartía y cabalgaba con otros niños de la hacienda algunos hijos de esclavos que no eran de su misma condición social.

En este sentido, esa falta de afecto familiar le permitió a nuestro líder conocer la realidad sentida por el pueblo desigual y por el mismo, ciertamente fue amado por la negra Hipólita, por su Abuelo materno, por su hermana María Antonia e incluso asumido como hijo por el maestro Rodríguez y aunque el niño integraba unas de las familias más apoderada del país traía en sus venas los objetivos de su abuelo materno y de padre de liberar estas tierras del yugo español. El destino simplemente según lo interpretado en la historia, preparaba al niño, adolescente y hombre a través de la experiencia vivida a ser el libertador de cinco naciones.

Luego, el 19 de enero de 1799 a la edad de 16 años Simón hizo su primer viaje a España, visitando Veracruz por un lapso aproximado de mes y medio, llegando de este modo a la Ciudad de México y la Habana. El 31 de mayo de ese año desembarca en Santoña, cerca de San Sebastián y llega a Madrid en junio, bajo la orientación de sus tíos maternos Esteban y Pedro Palacios e igualmente, del sabio Marqués de Ustáriz, quien fue su guía intelectual. En este viaje, perfeccionó sus conocimientos literarios y científicos (el francés, la historia, las matemáticas, etc.) y su educación de hombre de mundo con la esgrima y el baile. La frecuentación de tertulias y salones en la corte enriqueció su idioma y le dio mayor aplomo al discernimiento. [1]

Además, de formarse intelectualmente, el libertador desde su niñez se destacó por un espíritu rebelde y entusiasta, espíritu que fue canalizado a través de sus maestros espirituales y sabios que integraban las legiones de la masonería en Madrid, a finales de 1804 fecha en la que nuestro héroe regresa a Europa. Incluso se dice que se reunió con Jesuitas, de modo que su preparación humana iba más allá de la estética del saber sino del ser integro (mente, alma y cuerpo); entonces según la historia [2], se escribe que Bolívar fue Francmasón hasta llegar al nivel de orden Grado 33. Esta religión, - y no se connota sexta, ya que se conceptúan como religiones todas aquellas congregaciones del ser humano dirigidas a Dios y Jesús - es considerada en nuestros días, como un dogma elitesco, porque sus integrantes son hombres de altos niveles sociales y de conocimientos selectos; por otra parte enigmática, ya que lleva implícita secretos, normas y metodologías que analizan la naturaleza del hombre desde su ética y estética en este mundo terrenal para sublimarlo a niveles de sabiduría dignos de Dios. (5)

Bolívar no fue sólo un hombre de recio temperamento, también fue un hombre apasionado y poeta, inspirado por la creación más sublime y genuina de Dios: “la mujer”. Conoce y se enamora de María Teresa Rodríguez del Toro y Alaiza, mujer que llevaría al trono como su esposa el 26 de mayo de 1802, española y de antepasados venezolanos. En tanto, si se da un vistazo a las cartas que escribió a María Teresa (6), es notable la musa poeta que lo distinguía más que como luchador como digno enamorado del amor. Continuamente, Bolívar regresa a Venezuela en julio de 1802, casado con María Teresa, seis meses después de su llegada al país su joven esposa muere en enero de 1803, siendo éste quizás un motivo más para que el joven de apenas 20 años de edad se refugiara incesantemente en el idealismo de lucha, y de este modo, no sucumbir ante la pena que lo embargaba. (7).

Ante este suceso, Bolívar regresó a Europa a fines de ese mismo año, pasó por Cádiz y Madrid, y se estableció en París desde la primavera de 1804. Entre tanto, para la época en Venezuela el precursor caraqueño Francisco de Miranda, hoy día relatado así por su importante participación en la historia de nuestra emancipación, quien gestaba militar y políticamente frente a las costas de la Patria, hechos revolucionarios independentistas que luego se suscitarían en los años de 1810 y 1811. Del mismo modo, para esa fecha en la que Bolívar estaba en Francia, era la época, en que Napoleón se convertía en emperador. Este hecho impresionó mucho a Bolívar, quien admiraba el genio militar de Bonaparte, pero criticaba su ascenso al trono imperial. En este sentido, ya Bolívar conversaba el tema de la independencia suramericana con los sabios Amado Bonpland y Alejandro Humbolt. (8)

Luego en 1805, acompañado de su maestro Simón Rodríguez, en Roma, subieron a la cima del Monte Sacro, jurando solemnemente no dar descanso a su alma ni reposo a su brazo hasta lograr que Hispanoamérica fuese libre del poderío español. Cumpliendo años después este juramento, que en su momento, más allá de ser una expresión poética o simple retórica, fue el decreto espiritual en pro de la revolución que latía en su alma de un modo inagotable. Regresa a Venezuela en 1807, encargándose directamente de las haciendas que habían heredado de sus padres, igualmente, se reunió con su hermano Juan Vicente Bolívar y algunos amigos en la quinta el Recreo en Caracas a orillas del río Guaire, conversando sobre bases literarias e ideológicas que sustentaban la necesidad de gestar planes que cambiasen de manera radical (revolución) la vivencia de los venezolanos, es decir, se preparaba la independencia de esta tierra heroica.

Sin embargo, es preciso destacar en esta historia que Francisco de Miranda es por antonomasia el predecesor de la independencia, pues es este héroe quien transmitió toda la inquietud y dará todo su calor a un ideal que Bolívar convirtió en realidad. Quien el 12 de marzo de 1806 emprendió una acción libertadora que no tuvo éxito, pero que por primera vez se izó la hermosa amarilla, azul y roja bandera nacional, es decir, el pabellón de nuestra tierra fértil desde el buque insignia Leandro. Aunado a lo expuesto, El 19 de abril de 1810 se inició en Caracas la revolución de la independencia. Bolívar es ascendido a coronel y se asigna comisionado por la Junta de Caracas, junto con Luís López Méndez y Andrés Bello, para viajar a Londres, donde se expuso ante el gobierno británico el deseo e ideal de la mayoría de los venezolanos de mantenerse por lo menos en autonomía respecto al gobierno Español. En tanto, Bolívar en su fuero, exteriorizó el deseo de independencia total, permaneciendo dos meses en Londres contando con el apoyo incondicional y entusiasta de Miranda, donde pudo apreciar el funcionamiento práctico de las instituciones en el equilibrado sistema político británico, pues ante su planteamiento los gobernantes ingleses guardaron una prudente reserva. [3]

Finalizando el año de 1810, Bolívar regresó a nuestra patria, llegando luego el apasionado Miranda. Durante los meses que transcurren entre las convocatorias a elecciones y la reunión del Congreso, se desarrolla una campaña ideológica que favorecía la independencia absoluta, ésta a través de los medios impresos de la época como la Gazeta de Caracas y los nuevos diarios como el Semanario de Caracas, mediante artículos inspirados y escritos por Juan Germán Roscio, Miguel José Sanz, Francisco Isnardi (9) y Guillermo Burke. Asimismo, en los salones de la Sociedad Patriótica se levantan las voces jóvenes de Simón Bolívar, Coto Paúl, los hermanos Salias y Antonio Muñóz Tebar; guiados por la palabra impregnada de experiencia de Francisco de Miranda, igualmente surgieron sociedades patrióticas en las diversas provincias del país, siendo éstas, focos que difundieron abiertamente la idea de independencia nacional. [4]

Casi año después el 5 de julio de 1811, se firma el acta de la independencia, los textos y la historia poco muestra la participación activa de Bolívar en este valuable acontecimiento, pues resalta la coordinación política a cargo de Francisco de Miranda. Para la fecha se lograba la independencia política en el país, más no aún la independencia total del pueblo, la cual, anhelaba la igualdad y el derribo de la barrera aristocrática de la sociedad, es decir, nuestra nación aún no era en su totalidad libre de las cadenas colonialistas ni menos soberana.

Poco después de haberse proclamado la independencia, se produjo un alzamiento que obligó al General Miranda a salir con tropas de Caracas para someter a la ciudad enviando a Bolívar a éstos enconados combates, otorgándosele al Libertador el 23 de julio de 1811 el "bautismo de fuego", es decir, su primer combate en campos de batallas. Luego el 26 de marzo de 1812, un terremoto causa grandes daños materiales y muchísimas pérdidas de vidas en Caracas y en otras poblaciones, Bolívar, en la plaza de San Jacinto, sobre un montón de ruinas, lanza su conocida exclamación: "Si se opone la naturaleza a nuestros designios lucharemos contra ella y la haremos que nos obedezca". Es la actitud de un hombre que no se rinde, que no desmaya nunca, cualesquiera que sean las dificultades que encuentra en su camino; es, también, un intento para minimizar el desaliento y el terror que se han apoderado de muchos republicanos ante la catástrofe.

Para estos años, surgen entre Bolívar y Miranda divergencias, pues el Libertador proponía la profundización de la soberanía de los pueblos. Sin embargo, aun trabajaban por enriquecer la cultura de los ciudadanos sin exclusión, el mejoramiento social y político, la colaboración de la moral colectiva, la participación directa del pueblo en la vida pública cotidiana y estímulos morales que invitaban a la participación e influencia de mujer, la madre y la esposa, quizás inspirado en ese profundo respeto y admiración por como se dijo en líneas anteriores la divinidad genuina y creadora del sexo femenino que para la época se hallaba represado por los prejuicios de la sociedad. En este sentido, lo narrado es una fiel muestra de que Bolívar ciertamente fue un visionario social, tal vez guiado por su formación espiritual, habrá seguido algunos de los designios del hijo del creador Jesús, quien en sus luchas en el siglo I de la nueva era, señaló a los pueblos israelitas las siguientes palabras: “convertiré a la noble y fuerte mujer en hombre si es preciso, para que pueda ser libre de la iniquidad del hombre mismo”. (10)

Siendo Bolívar comandante de la plaza de Puerto Cabello, es traicionado y por una sublevación de los prisioneros encerrados en el castillo, a pesar de sus esfuerzos, cae en las manos de los realistas. Igualmente, se temía por la insurrección generalizada de los esclavos contra la República. Por ende, Miranda capitula ante Monteverde y después es apresado en la Guaira por un grupo de oficiales y civiles de su propio ejercito, siendo Bolívar uno de éstos, según dispuesto a desconocer la capitulación y continuar su lucha (11). Con estos acontecimientos la primera República de Venezuela cae en manos del régimen sanguinario de Monteverde, durando tan sólo un año, tiempos 1812 – 1813 de humillación y tortura para los antiguos patriotas quienes fueron apresados, azotados, zaheridos y privados de sus bienes.

Sin embargo, aquel joven militar Bolívar, tenía un temple de acero indomable tal y como lo expresan los historiadores, pues cada vez que sucumbía humanamente, esto representaba para él una lección que nutría sabiamente su mente y su alma a fin de alcanzar el objetivo que bien había decretado en el Monte Sacro. El destino simplemente estaba de la mano con su ideal, ya que logró obtener un pasaporte gracias a la generosa intervención de su amigo español Francisco Iturbe, y pudo marchar al exilio, a Curazao. De allí pasó a Cartagena de Indias, donde el 15 de diciembre de 1812 publicó un manifiesto que incitaba a los americanos a la acción para restablecer la República sobre bases más sólidas, la estrategia se asentó en la idea de la unidad continental y la lucha constante hasta obtener el triunfo con unidad de mando, es decir, conseguir la victoria, y la unión de todos los países hispanoamericanos para lograr la consolidación de la independencia y la libertad.

Proxima publicación Segunda Parte "BOLIVAR HIJO INSIGNE DE LA TIERRA MADRE Y HEROICA VENEZUELA"

1. Nota del Autor: “Algunos historiadores señalan que nace en San Mateo, estado Aragua, haciendas que les pertenecían a los Bolívar – Palacios”.
2. La negra Hipólita fue su nodriza, el 10 de julio de 1825 Simón Bolívar desde Perú, escribe a su hermana las siguientes palabras. “Te mando una carta de mi madre Hipólita le des todo lo que ella quiere; para que hagas por ella como si fuera tu madre, su leche ha alimentado mi vida y no he conocido otro padre que ella” (Enciclopedia El Libertador de Augusto Mijares, 1976 Tomo I Primera Edición, México).
3. Las familias que en la época de la dominación española constituían la nobleza criolla en Venezuela. Nota del Autor.
4. El Libertador señala en su escrito: “Gran parte de los males que adolece la sociedad, proviene del abandono en que se crían muchos individuos por haber perdido en su infancia el apoyo de sus padres” [Material tomado de: http://www.caracasnet.com/eugui/simon.htm]
5. Nota del autor: “La veracidad de que Bolívar integrara alguna congregación Masónica está en disyuntiva y en estudio en nuestros días, ya que un sector expone la no relación del Libertador con legiones de la Masonería sino con el cristianismo y otro señala abiertamente a través de documentos históricos que narran la absoluta formación e integración con la religión”.
6. "Amable hechizo del alma mía", le decía en sus cartas Bolívar. Pensaba en construir un hogar, tener descendencia y volver a Venezuela para atender al fomento de sus propiedades. Pero hubo un compás de espera: en la primavera de 1801, viajó a Bilbao, donde permaneció casi todo el resto del año. [Material tomado de: http://www.caracasnet.com/eugui/simon.htm]
7. En una carta dirigida desde Caracas a un amigo suyo que vivía en Francia, Bolívar expresaba sus sentimientos ante la muerte de la esposa: "Yo la he perdido; y con ella la vida de dulzura de que gozaba mi tierno pecho conmovido del Dios de Amor... el dolor un solo instante no me deja consuelo". [Documento en línea http://www.caracasnet.com/eugui/simon.htm]
8. Amado Bompland y Alejandro Humbolh fueron sabios filósofos e idealistas revolucionarios franceses, por su parte, Humbolt escribió: “Me ha parecido que hay una marcada tendencia al estudio profundo de las ciencias en México y en Santa Fe de Bogotá; mayor gusto por las letras y cuanto pueda lisonjear una imaginación ardiente y móvil en Quito y en Lima; más luces sobre las relaciones políticas de las naciones, miras más extensas sobre el estado de las colonias y de las metrópolis, en la Habana y en Caracas. Las múltiples comunicaciones con la Europa comercial y el Mar de las Antillas, que hemos descrito como un Mediterráneo con muchas bocas, han influido poderosamente en el progreso de la sociedad en la isla de Cuba y en las hermosas provincias de Venezuela. Además en ninguna parte de la América Española ha tomado una civilización más europea”. [Enciclopedia Salvat Conocer a Venezuela de Ricardo Martín, 1985 Tomo 3 (p. 305)]
9. El Diputado por Calabozo Juan Germán Roscio, quien con la cooperación de Francisco Isnardi, redactó el acta de la Independencia, siendo ésta la primera de toda la América Hispana y que significó la fe de vida de Venezuela como nación. [Enciclopedia Salvat Conocer a Venezuela de Ricardo Martín, 1985 Tomo 3 (p. 322)]
10. Nota del Autor: Jesús se refiere a la igualdad de los géneros humanos, la libertad de la mujer y su participación en la sociedad con plena dignidad.
11. Nota del Autor: Entregado según la historia por el mismo Libertador, ya que se especulaba que Miranda estuviese conspirando a favor de los ingleses, además se le había asignado el cargo mayor de Generalísimo, gobernando el país por tan sólo dos meses.

Referencias Bibliográficas:
[1]. El Libertador, Biblioteca Simón Bolívar, Augusto Mijares, 1976, 1º Edición Volumen I (p.126 – 134)
[2]. Bolívar y las Sociedades Secretas, Jorge Mier Hoffman, 2003.
[3]. Enciclopedia Salvat Conocer a Venezuela de Ricardo Martín, 1985 Tomo 3 (p.307).
[4]. Enciclopedia Salvat Conocer a Venezuela de Ricardo Martín, 1985 Tomo 3 (p. 320 y 321)

No hay comentarios.: