24 de enero de 2009

“SI” ES NECESARIO ENMENDAR LA COGNICIÓN SOCIAL


"Para lograr nuestro proyecto de país"
Erika Calanche Ramos.

Para lograr el proyecto social - demócrata participativo, es preciso enmendar la conciencia de la mayoría de los hombres y mujeres que hacemos vida en la sociedad venezolana, pues este acto popular aprobatorio debe respaldar de manera profunda el significante del proyecto socialista propuesto por nuestro actual Gobierno, liderado por Hugo Chávez.

Es tan necesario enmendar los valores de lo que se profesa que desde las venas de la conciencia ciudadana se observan en todos los sectores políticos y sociales de negación y oposición, acciones y opiniones facinerosas para si mismos y para la mayoría de los venezolanos. Por otro lado, es justo valorar nuestra raíz humana y moral con el objetivo de respaldar el crecimiento equitativo de los diversos sectores sociales y este mensaje es para quienes han acompañado al máximo líder en el poder y con ese mismo "poder de acción política" han vulnerado y desacreditado este proyecto que otros muchos intentan cultivar desde sus hogares y su colectivo en busca de un nuevo orden social más justo y más humano en esencia.

Si se evalúan cada uno de los hechos que se han suscitado desde que el Ejecutivo Nacional asumió la gerencia y la administración de esta nación, más aún, si se profundiza la historia de Venezuela, se puede comprender y enmendar de manera radical la cognición de la sociedad, que por demás está decir, está encauzada por un grueso de jóvenes pensantes capaces de modificar de manera positiva la estructura socio – económica de este país. Por ende, capaces de relevar a quienes hoy representan la figura legal del tren Ejecutivo.

Respectivamente a los grupos protervos de esta generación deformados por los politiqueros retrógrados que vociferan igualdad desconociendo su significado, paz y alteran el orden público, justicia y agravian la integridad de los bienes de la nación y a quienes expresan otra idea adversa a su grito carente de sentimiento y pensamiento. No se pretende juzgarles injustamente, pero la verdad no la cubre nuestra bandera bañada en sangre, menos las urnas, ni los montajes mediáticos, la verdad es la consigna de quienes proceden con acciones propias y dignas en cada espacio de nuestro país sin discriminación ni prejuicio social y racial.

Por su parte, también se exhorta a los que considero más nocivos en este proceso, aquellos que se infiltran en las venas de la única revolución de pensamiento saboteando los procesos y los sistemas políticos emprendidos por el líder de esta legítima causa que aclaman nuestros niños y niñas herederos del legado de lo que desde ya se obre en este país. Ellos saben quienes son y en su falsa pose “más chavista que Chávez – disculpen la expresión – joden más que los facinerosos del grupo de los negados” es obvio que todo esto aunado al poder evidencia a los falsos profetas vestidos de buenos pastores rojos rojitos. Sin embargo, nuestro sabio pueblo generoso los revela ante la luz justa de la cotidianidad venezolana y les niega la posibilidad de continuar en el andar de este proyecto que hombres y mujeres de noble conciencia trabajan en pro de dar mayor suma de felicidad a sus familias, compañeros de labores y vecinos; aún considerando lo lúgubre que implica el poder en el ser humano los factores, pues esta potestad de hacer no todos la asumen para proceder sino mono lucrarse.

En conciencia de todo esto, es que se precisa conveniente la enmienda como un mecanismo que estipula la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su artículo 341 en la adición o modificación de uno o varios artículos de la Carta Magna venezolana sin alterar su estructura fundamental. Asimismo, convocar al pueblo venezolano como protagonista garante para que se discuta y formule una enmienda constitucional que permita la postulación sucesiva presidencial a través de la modificación del Artículo 230 que estipula: “El período presidencial es de seis años. El Presidente o Presidenta de la República puede ser reelegido o reelegida, de inmediato y por una sola vez, para un nuevo período”. Modificado en términos comprensible y claro: El período presidencial es de seis años. El Presidente o Presidenta de la República puede ser reelegido o reelegida.

Tan sencillo como que la mayoría de los venezolanos tenemos la potestad legal de decidir la continuidad “no de un hombre o mujer perpetuado en el poder” sino de proseguir un plan de políticas gubernamentales que le den el verdadero significante a la democracia participativa y protagónica revolucionaria, al modelo productivo, a la geopolítica nacional e internacional en pro de una sociedad productiva y un Estado sólido y solvente ante los sistemas económicos y sociales de Latinoamérica para el resto de los continentes. En sintesis Continuidad a un Proyecto justo de País.

Seguidamente, es verdaderamente obvio que desde 1999 Venezuela despertó humana y legalmente del letargo en el que estuvo sumida la sociedad por más de 40 años, pues desde el día que el Comandante Hugo Rafael Chávez asumió las riendas de la dirigencia de nuestro país como Presidente, nacieron con su espíritu dos vertientes: una que forma a seres más justos y otra que naufraga en el abismo hostil de quienes se niegan al cambio y aquellos desleales rojitos que juegan en el poder para lucrarse de este magnánimo plan, la cual es fundamental para la transformación cognitiva, humanista y productiva respetando el valor que tiene nuestro maltratada Venezuela.

Para concluir estas palabras comparto con ustedes un credo muy propio: “creo en Dios padre todo poderoso, creo en los seres que concebimos el significado de las palabras que en parábolas profesó su hijo como legado nuestro, creo en el espíritu santo que guía nuestras acciones hacia el principio ético y moral de lo que somos humanamente, creo en la vida y la tierra como dueña absoluta de nuestra pertenencia acá, creo en los líderes que con almas nobles revelan y se hacen dignos de la verdad, creo en la verdad como único mensaje sublime del gran Juez en la conciencia de hombres y mujeres, creo en el amor como base de inspiración de la revolución y evolución de los seres. Amén”