9 de mayo de 2009

DESCRIPCIÓN DE LOS SERES REBELDES


Por: Erika Calanche Ramos


Ser un rebelde es vivir con luz propia y encontrar la ruta en lo desconocido. El rebelde no pertenece a ninguna ideología, a ninguna filosofía ni teología; la única idea significativa es la que surge de si mismo, crece en su ser y florece en él mismo. No tienen un camino establecido, caminan y hacen camino al andar y su camino no será el de ningún otro.


Esta vida que es transitoria, los rebeldes son absolutamente libres, pues expresan sus sentires e ideales con tal seguridad y certeza intuitiva que por lo general alejan a las personas inseguras que se definen como seres humanos normales, atrayendo sólo a sus iguales. En tanto, para estos hombres y mujeres, la muerte es lo único certero. Encuentran la dirección que les produce alegría y satisfacción, pues, se dirigen hacia lo que les indica el corazón. Si se elige de acuerdo a la propia inclinación e intuición, se es como los niños, pero esta fortaleza humana se debilita poco a poco gracias a las voces de los padres, de los profesores, de la sociedad, de las religiones a las que se enseñan a creer, esto hace que el proceso sea estridente, pero se agobia y limita al ser humano de tantos patrones que merman los valores propios del ser.


Ahora, para descubrir la voz interna, se tiene que pasar por todas éstas voces y esquemas que son un ruido silencioso en la mente y escuchar la conciencia y el corazón (alma). Por lo general, la gente tiene miedo de aquellos que se conocen a sí mismos. Este fenómeno se da porque ellos tienen un genuino magnetismo y carisma que otorga vitalidad y deroga toda visión tradicional de la gente. Las mujeres y los hombres con alma rebelde no son esclavizados por los modelos sociales y para muchos intelectuales y maestros del mal uso del poder esto representa una dificultad, pues no pueden encarcelar a estas personas a las corrientes y las normas.


Cada genio que ha conocido algo de lo interior, con seguridad es difícil que sea dominado. Son personas con fuerza espiritual preocupante menos ocupante para aquellos atados a los prejuicios y los dogmas sociales. En tanto, las personas rebeldes, son catalogados como diferentes, díficiles, agotadores y extraños con un exquisito carisma sobre la mayoría. Parecen no pertenecer a nadie y ninguna organización lo puede confinar, ninguna comunidad, ninguna sociedad, ninguna nación.


No obstante, la mayoría de los rebeldes se han inspirado creativamente en obras de beneficio colectivo; pues sus cualidades lo congracia de libertad en conciencia y acción. En este sentido, se comprenderá la naturaleza de aquellos que hacen e hicieron camino al andar como Jesucristo, Mohandas Karamchand Gandhi, Ernesto Guevara entre tantos genios humanistas y muchos que por ahora son anónimos en la historia.