20 de octubre de 2010

Significado de Autonomía Universitaria y significante desvariado de la Derecha


“La autonomía universitaria no implica normas que se impongan sobre el máximo reglamento de un Estado, ya que estas casas de estudios no se definen legalmente como un Estado integrado en otro” ECR


Por: Erika Calanche Ramos.


Ante la trascendencia histórica de las casas de estudio de carácter públicas y autónomas como la Universidad Central de Venezuela, la Universidad de Carabobo, la Universidad de Oriente, la Universidad del Zulia entre otras, es preciso a través de este artículo aclarar el concepto de autonomía universitaria, con el fin de exponer la aplicación legal de este término.


La Autonomía Universitaria es derecho inherente a la valoración de la propiedad intelectual en el ámbito de las universidades, en tanto, su consideración jurídica es cónsona a la regulación de la propiedad intelectual de las obras que producen las instituciones de educación superior universitaria. Dicha autonomía se transformó en una libertad académica de rango fundamental en el Derecho Constitucional. Su titular es la comunidad universitaria, en este sentido la cúpula que la preside debe ser oído a la mayoría y desempeñar su rol direccional en beneficio del colectivo que la integra.


Como derecho constitucional, la autonomía universitaria se encuentra regulada en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el Capítulo VI, De los Derechos Culturales y Educativos en su Artículo 109, la cual establece: El Estado reconocerá la autonomía universitaria como principio y jerarquía que permite a los profesores, profesoras, estudiantes, egresados y egresadas de su comunidad dedicarse a la búsqueda del conocimiento a través de la investigación científica, humanística y tecnológica, para beneficio espiritual y material de la Nación. Las universidades autónomas se darán sus normas de gobierno, funcionamiento y la administración eficiente de su patrimonio bajo el control y vigilancia que a tales efectos establezca la ley. Se consagra la autonomía universitaria para planificar, organizar, elaborar y actualizar los programas de investigación, docencia y extensión. Se establece la inviolabilidad del recinto universitario. Las universidades nacionales experimentales alcanzarán su autonomía de conformidad con la ley.


En este sentido, estas universidades están dotadas de personalidad jurídica y deben fungir en pro del desarrollo de sus funciones en régimen de autonomía y de coordinación entre ellas; no es esta una propiedad de autoridad legal para quebrantar la jerarquía del ordenamiento jurídico establecido en la Pirámide de Hans Kelsen, la cual vale la pena acotar que se jerarquiza administrativamente de la siguiente manera: Constitución, Tratados internacionales, Leyes orgánicas, Leyes ordinarias, Decretos leyes, Decretos legislativos y Decretos supremos. Por ende, las normas o reglamentos de las universidades en dicha clasificación se encuentran jerárquicamente en el nivel sub-legal, no por encima de la cúspide de legal del Estado.


Por otra parte, las universidades privadas según las leyes se les permiten personalidad jurídica propia adoptando las formas admitidas en el derecho y en la Ley que rige el sistema de universidades en Venezuela amparadas en el Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior.


Dicha ostentación legal las hace personas jurídicas con capacidad suficiente para adquirir derechos que se sustentan a través de las arcas del Estado. Asimismo, deben contraer obligaciones corresponsables con todos los integrantes de estas casas de estudio: estudiantes y trabajadores sin descalificar ni discriminar a ninguno de sus componentes por el oficio que desempeñen, ya que todos en su compuesto son importantes para que estos centros educativos funcionen cabalmente.


La finalidad del criterio de autonomía está asociada a la factibilidad de las universidades para adquirir en tal calidad las prerrogativas de la propiedad intelectual, al adquirir la titularidad originaria de las obras producidas por el personal asalariado de la institución, destacando que parte de los impuestos recaudados en la nación se destinan a la cancelación e inversión presupuestaria de las mismas.


Se trata de una autonomía que las define en órganos descentralizados de la Administración Pública, pero eso no quiere decir que estén divorciadas del Estado, ya que implican una propiedad pública al servicio de la Nación. En el caso de las universidades privadas, tal autonomía es relativa ya que requieren la supervisión del órgano público con respecto a la legitimidad de ciertas funciones.


La autonomía universitaria se desarrolla tanto en las modalidades administrativa, política, financiera y organizativa que les corresponde a las universidades públicas. Es un derecho constitucional que les permite la autodeterminación en materia económica pero con sujeción al presupuesto público y a los ingresos que legítimamente adquieren en el ejercicio de sus funciones ordinarias para la consecución del fin legal por el que fueron creadas.


Igualmente, el principio es que las mismas estén capacitadas para formular sus planes, programas, organización interna y estructurar acciones acorde a la deontología educativa. En su poder estatutario autónomo y de ejecución, deben conformarse para repartir sus competencias internas, cumpliendo jurídicamente y de manera lícita en beneficio de la regulación del servicio que prestan. Además son estás quienes en su pleno derecho deciden la forma de organización de su personal, sin embargo, deben considerar las leyes nacionales y los principios del derecho que les sean aplicables para el respeto de las libertades públicas y los derechos individuales.


La autonomía universitaria fue concebida para que las instituciones de educación superior universitaria tengan la libertad de procurar las condiciones jurídicas necesarias para el logro de su misión educativa y cultural. La autonomía universitaria se convierte así en una garantía para que las universidades resulten centros de pensamiento libre, exentos de presiones o medidas que pudiesen alterar su cometido o impedirle el cumplimiento adecuado, objetivo y recto de sus funciones.


Empero, esta autonomía no debe malversarse y tergiversarse de manera lúgubre para favorecer intereses politiqueros que negocian y apuestan al desfalco del Estado. Aunado a ello, los rectorados que dirigen la mayoría de estas casas de estudios extorsionan a muchos jóvenes aspirantes a la formación superior en cualquiera de las carreras que se dictan en estas universidades, incluso organizaron grupos de estudiantes que “no estudian” y que de un modo mezquino venden los cupos de ingreso. Y en el peor de los casos, fungen como pandillas que sabotean la libre expresión de pensamiento coaccionando a todo aquel que sienta y exprese “Patria Socialista”, es decir, son personeros de la derecha politiquera venezolana.


En tanto señores rectores de la derecha o se debe decir de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), la autonomía universitaria ha sido concebida por el constituyente en tal grado de importancia, que debe ser entendida dentro de la gama de los derechos fundamentales, en calidad de libertad académica, no para violar estos principios. También, la autonomía atribuye a las universidades públicas un poder de independencia con base a la libertad ideológica y de enseñanza que debe imperar en su funcionamiento dentro de una sociedad democrática y en Estado Social de Derecho; a estos que siempre mencionan la expresión de “Estado Social de Derecho” desconociendo su significado implícito, cuan facinerosos reprimen y coaccionan constantemente a los estudiantes que tienen espíritu libertario y humanista, la cual adversa sus intereses capitalistas y liberales.


Considérese entonces, que el fundamento de la autonomía universitaria se concibe, en efecto, en el respeto a la libertad académica, es decir, a la libertad de enseñanza, estudio e investigación y la protección de estas libertades frente a todos los poderes. Aclárese que esa autonomía no es absoluta, pues para su correcta ordenación necesita de una organización genérica proporcionada por el Estado, con el fin de que las universidades sigan ciertas directrices de orden administrativo y de respeto a estructuras y procedimientos universales de la enseñanza.


Además esta libertad académica debe ser garante de la gestión y administración de sus recursos, de la selección justa y capacitación de su profesorado, del pago de todos los beneficios a sus empleados, de la adecuación y mantenimiento de sus instalaciones acorde a los presupuestos que las arcas del Estado destinan a estas.


En este sentido, la limitación de la autonomía reside tanto en el servicio público que presta, como en las materias reservadas al Estado Central y en procurar que toda su regulación, actuación y estructura tienda a cumplir o satisfacer las necesidades educativas, científicas y profesionales de la sociedad, por lo que sus recursos económicos e intelectuales deben ser administrados bajo esa premisa legal.


Finalmente, es imprescindible señalar que el Gobierno Bolivariano ha aprobado importantes recursos para el sector universitario. Se autorizaron 450 millones 992.000 bolívares con el fin de financiar las pólizas de seguro, tickets de alimentación y otros compromisos laborales contraídos con los trabajadores.


Además, la plenaria de la AN aprobó dos créditos adicionales al Ministerio del Poder Popular de Educación Universitaria (MEU), que en conjunto suman más de 1.180 millones de bolívares, con el fin de cancelar compromisos salariales y 100% de los servicios médicos en 23 universidades, 25 institutos y cuatro colegios de educación superior.


Aunado al monto expuesto, 729 millones 78.697 bolívares están destinados a pagar el incremento salarial de 30%, acordado en el convenio de trabajo correspondiente al período 2008-2009. Este ajuste aplica para más de 114.000 trabajadores, entre docentes y empleados administrativos y obreros. Adicionalmente, 450 millones 992.348 bolívares permitirán el pago del seguro de hospitalización, cirugía y maternidad (HCM) de los trabajadores universitarios.


En conclusión, con estos recursos, las universidades nacionales han recibido más de 3.000 millones de bolívares este año por la vía de créditos adicionales. “El que tenga ojos que vea”.


Fuentes de la información presupuestaria asignada, Noticias AVN y VTV.
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
Consultas Web sobre Ordenamientos Jurídicos y Teorías del Derecho

18 de octubre de 2010

3R al Cuadrado al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales en Maracay


Por: Erika Calanche Ramos
Revisión, Rectificación y Reimpulso al cuadrado es preciso en el Hospital Dr. José M. Carabaño Tosta del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales ubicado en la ciudad de Maracay, ya que muchos de los usuarios y pacientes de este centro de salud son víctimas de la inconsciencia de la mayoría de los funcionarios y funcionarias que lo integran.

En este sentido, se exhorta a todos los que hacemos vida en este proceso de cambios, quienes laboramos en los organismos públicos y entes del Estado a proceder en pro del beneficio de las mayorías, obrando con vocación en estos oficios destinados al servicio.

También se hace un llamado de alerta a quienes dirigen estos entes de la salud dedicados a la atención de personas pacientes (enfermo que está bajo tratamiento médico) que además, deben ser literalmente pacientes y tolerantes ante los maltratos de algunas y algunos que tras la vitrina de atención gritan y en el peor de los casos ignoran la presencia de quienes requieren la convalidación de reposos, historia médica, solicitudes de citas médicas y consulta de alguna duda sobre los servicios que corresponden a este organismo de salud pública.

Aunado a ello, el sistema es insuficiente considerando la demanda de enfermos que asisten a este centro de salud, quienes deben madrugar para ser atendidos medica y administrativamente, ya que muchas personas desmejoradas en salud asistidos en los diversos centros de salud de la región deben convalidar tal asistencia en el IVSS para presentarlos en las organizaciones, corporaciones o instituciones de trabajo, siendo esto un requisito legal necesario y obligatorio.

Es injusto que a sabiendas de la demanda, estas trabajadoras y trabajadores de atención pública sólo otorguen 18 números o un poco más que no supera un total de 25 personas atendidas cada día por concepto de convalidación de reposos médicos en traumatología, ginecología, neurocirugía, neurología, pediatría y medicina interna.

Caramba desde las tres de la madrugada muchas personas en proceso de recuperación post operatoria, en condiciones de tratamiento y terapias médicas hacen largas colas a las afueras para contar con la dicha y la bendición de un número que les garantice la recepción de sus informes médicos y luego ser “inadecuadamente” atendidos, quienes luego deben ir a retirar en los casos de reposo dicha convalidación y en el caso de consulta contar con la suerte que el doctor asignado asista a la misma.

Peor aún son los pacientes que llegan en condición médica de emergencia, quienes en su mayoría son remitidos al Hospital Central de Maracay, ya que médicos y enfermeras alegan limitaciones para atender la emergencia a causa del número de camas de este Hospital y falta de equipos e insumos de atención.

Consecutivamente, el pasado 14 de octubre un grupo de pacientes en las afueras de la oficina de la Dirección de este centro reclamaron la ineficacia e ineficiencia de estas trabajadoras y trabajadores que maltratan al usuario y en un tono altanero el vigilante de la entrada y la asistente de esta dirección regional respondieron a los enfermos manifestantes que se les iba a hacer el favor de recibirles estos documentos médicos para convalidarlos y que a partir del lunes 18 del corriente se les entregarían los mismos firmados y avalados. Ante lo suscitado surge la siguiente interrogante: ¿Es un favor acaso ejercer los roles correspondientes que el Estado cancela bajo concepto de salario por servicios prestados? Respóndase cada quien la misma.

Por otra parte, esta crisis en el sector público de la salud venezolana es inconcebible si se tiene en cuenta los presupuestos aprobados y los fondos que el Gobierno Bolivariano a través del presidente del IVSS, Carlos Rotondaro ha destinado para adecuar y capacitar estos centros y hospitales. Surge otra interrogante: ¿Dónde está reflejado el fondo asignado para la adecuación de este centro de saludo en la región si las condiciones físicas y de insumos son deplorables? A efectos de la conciencia de quienes dirigen este hospital.

El que tenga ojos que vea, la inconsciencia burocrática es un factor negativo que infecta toda la cadena de valores devaluando el sistema y causando malestar en el proceso de cambios revolucionarios afectándonos a todos y todas. Esta denuncia se hace en nombre de los que padecen cada día a causa de quienes por mezquindad e iniquidad no asumen el verdadero significante de este proyecto de país que implica un servicio de salud humanista en Venezuela.

7 de octubre de 2010

Circo Beat en Venezuela: Quinta columna y oposición se hacen favores mutuos para entretener a Wall Street.

Por: Erika Calanche Ramos

La carpa se montó, damas y caballeros tomen asientos, a continuación se narrará el espectáculo de la politiquería venezolana con la participación de los famosos actores que integran la Quinta Columna amparada en el poder quienes disfrazados de Patria Socialista fungen para la Patria Capitalista y las mesas unidas de negociación llamados oposición.

El escenario del proceso eleccionario para el Parlamento en Venezuela logró medir el costal de detritus que aborda la revolución, quienes enmascarados de revolucionarios se posan en cargos importantes del motor ejecutor de las políticas del Gobierno Revolucionario, he aquí la traición y la inmoralidad que expone a la decadencia la noble acción y el idealismo de aquellos que verdaderamente obran por este proyecto socialista, comunista, humanista que aspira ser económicamente equilibrado.

En esta tragicomedia se concentra el misterio de dinero y poder que se disputa la Mesa de la Unidad Democrática con la Quinta Columna [1] entre abrazos y sarcasmos públicos. Empero, se consolida el amor de los apasionados por esta lucha de cambios respaldada en la esperanza de la mayoría que participa para ser favorecida en este sistema clasificatorio de la sociedad. Muchos no vienen a esta carpa en busca de cobre, sólo vienen a discernir la realidad del pasado para enfocarse en acciones para un futuro de libertad.

Es lamentable pero todos y todas somos víctimas del juego de este Circo, difamaciones mediáticas y culebras se disparan sin conciencia y piedad a la sociedad. Ciertamente, muchos tendrán un instante sutach de gloria, pretendiendo devastar esta nación, utilizando y burlando la mística de los pobres en su nobleza de amor, aspiración y esperanza.

Si enfocamos este proceso desde una óptica reflexiva, se puede comprender que los resultados no implican una derrota, tampoco es una señal numérica a la que se le deba buscar una pata más para tergiversar los números porcentuales de diputados que ingresarán en el parlamento para hacer políticas justas si se vincula con los principios y valores éticos. Contraria a la consigna politiquera que trae consigo el maletín de aquellos que rinden lealtades a las filas del enemigo (imposibilita la prosperidad de la mayoría) por motivos económicos, ideológicos e incluso étnicos, siendo estos sub grupos y organizaciones potencialmente desleales al colectivo mayoritario, pues su fin es negociar al Wall Street los ingresos de este país y de las tierras benditas de recursos naturales de la América Latina y de otros países que se puedan devastar.

Por otro lado se encuentran los actores que no cacarean sus acciones y sin protagonismo obran y logran mucho más que todo aquel que se enviste en el falsas promesas (demagogia), esta mayoría exhorta a todos los que representan las líneas de mando oficiales a la sanción de todo aquel que en las filas de la Revolución funjan en detrimento del Proyecto “Simón Bolívar”. De manera que, no se debe consentir la demagogia y la corrupción en este proceso, pues de lo contrario se le abren las puertas a la pasada inconsciencia de la IV República y lo que es peor, se imitan acciones desvergonzadas adequista y copeyanistas; careciendo de moral para el pueblo que les otorgó el voto de confianza para ejecutar en sinergia políticas socialistas, NO politiquería monopólica.

En tal sentido, no se debe hacer brecha a la decadencia de un proyecto genuino de país, que va mucho más allá de las fronteras venezolanas, pues este modelo es parte de Latinoamérica y el Caribe para fortalecer nuestras sociedades resguardando el sentido de pertenencia e identidad nacional y todo recurso que nos brinda esta nuestra casa (el planeta y su tierra fértil). Pues, respaldando nuestras culturas se merma el consumo desmedido de la droga mediática y cultural de Hollywood (industria de producción ideológica mundial) que muy plácidamente se nos brinda.

Sin embargo, Venezuela como escenario tiene una ventaja y es que el líder de esta causa va en la línea correcta, “con o sin la verruga” y según los adversarios “su soez vocabulario”, ha planificado y ejecutado proyectos acertados para otorgar la mayor suma de felicidad posible. Ahora bien, la política como se ha mencionado en otros análisis, no es acción única de aquellos que integran a un partido político o de los que se ocupan netamente a este oficio, es también responsabilidad de la ama de casa, del profesional, del estudiante, del hijo, del padre, de los líderes comunales, de los líderes religiosos, del señor que lleva la basura al camión, del que maneja el camión, del empresario, la peluquera, la secretaria, la mamá, la abuela, en síntesis todas y todos los que hacemos vida en este proceso de interrelación social.

Definir estos resultados como votos castigos, es incluso mezquino, ya que se desconoce las obras positivas de este Gobierno a causa de la falta de acción de los gobernantes regionales que poco dignifican el verbo que se profesa. Es decir, la acción debe ir en consonancia al verbo. Bien dijo Manuela Sáenz, la historia se construye con acciones, no se cuenta.

Asimismo, se debe considerar que el poder en su exquisita magnanimidad es una herramienta para aplicar políticas que favorecen a la mayoría, es una llave bondadosa amparada en la toma de decisiones acertadas y humildes para que éstas sean aprobadas por esa misma mayoría que confía plenamente en el cambio, pero es preciso asumir roles de corresponsabilidad.

Esta trágica comedia tiene su raíz en la formación avasallante por la competencia desleal con la finalidad del lucro y el poder incitado por el capitalismo que a su vez conlleva al consumismo, el derroche vano, cultura que se traduce en el valor de una persona en función de lo que se tiene: carros, vestidos, casas, yates y mucho dinero y una exquisita imagen vanidosa para despilfarrar. De ahí la génesis de la corrupción que también impacta a aquellos compatriotas que se obnubilan en un cargo y se les “olvida” que están allí para servir a los verdaderos protagonistas todas y todas y de un modo muy ególatra se sirve a sí mismo, traicionando un ideal que profesado, integrando esta quinta fila.

Se cierra el telón con este modesto mensaje: “la bondad se siente en la sencillez que seduce almas con la misma intensidad con la que el poder cautiva a todos los mortales que hacemos vida en este circo de pasiones, sentires, ambiciones, supremacías e ideologías que dividen causas y objetivos de vida" [2].

1. Termino que se atribuye a la cuarta fila que en la primera guerra mundial fungió a favor del enemigo. En estos tiempos esta definición se le otorga a quienes dentro de un sistema político y social sirven a grupos adversarios.
 
2. Expresión de la autora.