31 de octubre de 2007

LA CÚPULA DE LA IGLESIA CATÓLICA CONDENA REITERATIVAMENTE A LOS JUSTOS




Por: Erika Calanche Ramos.

El mayor pecado de aquellos que integran la Cúpula de la Iglesia Católica según el criterio del autor, es que estos hombres quienes se hacen llamar “Padres” dicen lo que es bueno, pero no lo hacen; hablan de la pobreza y nos hacen llevar cargas morales por sus banales juicios, pero no levantan dedo alguno para ayudar a los débiles, menos, cumplen con la vocación humana de saciar con amor las almas que ellos injustamente oprimen con sus ceremonias.

No se pretende en este artículo aseverar que todos los sacerdotes en su oficio son de esta limitada calidad humana, pues el mismo Dios salvará a aquel que desempeñe con tal moral, ética y valor el su rol de sembrar en la conciencia del ser la voluntad divina y la genuina tarea de dar la mano a todo aquel que en su paso la necesite. En este sentido, considero que todos los seres con o sin sotana debemos tener la capacidad espiritual para cumplir con las voces revolucionarias del más apasionado de los hombres “Jesús”.

De igual modo no se juzga, sino que se procura plasmar la verdad de lo que significa La Cúpula Católica en el mundo y el significante mismo que ellos en su campaña de adoctrinamiento han incrustado en la conciencia de todos nosotros los seres “pecadores” – según el juicio critico de estos hombres tan mortales como nosotros – quienes a su vez se otorgan el poder magnánimo para calificar nuestras acciones. El temor a Dios es parte de esta campaña absurda, de igual modo, la Fe que inculcan a hombres y mujeres por sus ensanchados vestidos oficiales, valiéndose de los mismos para blasfemar y condenar las acciones que van en contra de sus propias leyes más no las del Único Padre: Dios, Jehová, Olofi, es decir, el divino creador.

La verdad es tan clara como el agua, sólo cabe reflexionar y profundizar ¿Qué es el Vaticano?, para el autor y del modo más objetivo teniendo en cuenta los conceptos que lo definen, es un Estado Pontificio dentro de otro Estado, es decir, es una estructura legal basada en la unidad política organizada en el que se ejerce el poder; ubicada en Italia central que ha sido posesión de los Papas desde el siglo XVIII anexionada al Reino de Italia en 1870. De un modo explícito, es un Estado de Europa, situado al oeste de Roma; 0,44 km2 con una población de más de mil habitantes, comprendiendo en el mismo la Plaza y Basílica de San Pedro, los museos y jardines vaticanos, la Cancillería y otros edificios anexos. Son ciudadanos vaticanos, los cardenales residentes en Roma, las personas autorizadas por el Papa y los familiares de los antes mencionados. Fue constituido en 1929 por el Tratado de Letrán, concertado entre la llamada Santa Sede y el Gobierno Italiano. Constituye una importante potencia financiera, con lazos con los Rothschild, la banca Morgan y el Credit Suisse. [1]

En verdad les expreso que cuando mis ojos vieron tanta riqueza y por demás excesos, con lágrimas me pregunte a mi misma, que tanto aporta este poder a la palabra que se profesa. Pues estos sacerdotes, centrados en si mismos, se deleitan haciendo obras que desde mi óptica son mezquinas, para ser vistas por hombres y mujeres como buenas, conviven con el oro, los rubíes y la buena comida, por demás exigen en la sociedad la excelencia y se codean con la elite de los poderes gubernamentales y como se mencionó anteriormente, codician los saludos y alabanzas haciéndose llamar Padres. Asimismo, mientras buscan todos estos honores, toman posesión de riquezas y se benefician de los servicios que les otorga el Templo.

Tal y como lo expresó el mismo Jesús a los Rabís que le condenaron: “Por ostentación, estos hipócritas hacen largas oraciones en público y dan limosna para llamar la atención de sus semejantes” [2]… el autor hace uso de este sentimiento y dedica estas mismas palabras a la Cúpula de la Iglesia que actualmente sirven a las políticas que menoscaban la equidad humana y social. También dijo: “El que sea más grande entre vosotros debe ser sirviente de todos” [2]… Señores curas, papas de la ultraderecha, Jesús quiso decir, con estas palabras: “goza de grandeza humana y espiritual, todo aquel que se forma con el espíritu vocativo de servir a los seres humanos sin discriminación por género, raza y clase social” [3].

Me pregunto entonces y les pregunto a ustedes magnánimos hombres ¿Cómo se justificaran a si mismos llamados Padres Católicos que profesan la palabra de Dios y en ella misma pretenden rechazar y destruir a los justos que vienen a revelar en acciones la verdad de lo que significa la palabra del Creador Divino, la verdad de la lucha social de Cristo, lo que hoy muchos sentimos con amor y clamamos a viva voz “Socialismo”? ¿Cómo expresan con tal descaro que la causa de Jesús y de otros como Pío, no se relacionan con movimientos políticos sociales, si estos luchaban en contra de un sistema que oprimía a las mayorías? ¿Por qué sirven al proselitismo y le dan la espalda al pueblo con la fatua excusa de que por su ignorancia pagaran un castigo?

Señores Curas y apreciados lectores exhorto a través de las interrogantes anteriores a la reflexión, ya que toda la humanidad necesita ser asistida con bondad, solidaridad, amor, compasión, tolerancia y humildad. En tanto, las ceremonias que se dan en los grandes templos deben enfocarse en el sentir de lo que somos y a lo que nos debemos aunada ésta a la praxis, con el objetivo de palpar la carencia de mujeres y hombres (incluyéndoles a ustedes) en mente y alma. Considero que de este modo, alcanzaremos ser un mundo digno de justicia social basado en los valores que benefician nuestra naturaleza creadora.

1. Diccionario Enciclopédico Éxito, Edición 1996. Océano Grupo Editorial, S.A.

2. J. J. Benítez, 1984. Caballo de Troya 1 “Jerusalén”. Editorial Planeta S.A.

3. Comprensión del autor.

25 de octubre de 2007

CON AMOR PARA CUBA Y SU GENUINO PUEBLO


Erika Calanche Ramos

Profundas son las almas reflexivas de un país bendito y resguardado por la divinidad de los santos que inspiran la fe de su noble pueblo. Profundas las aguas fértiles que rodean esta calida tierra caribeña, tan profunda y transparente como el mirar de hombres y mujeres que cautivan al foráneo con su altivo espíritu patriota.

Cuba eres icono histórico y una verdadera razón para comprender que somos y para que venimos. Eres tierra que pare hijos para el arte, la poesía e ideales inocuos, de digno ejemplo para todos los pueblos del mundo. Eres hermosa vestida de arenas blancas, enaltecida con aguerridos héroes que luchan por la libertad y tu bandera se alza en terrenos déspotas gritando a viva voz la consigna socialista.

Abrigas y fascinas con el ímpetu desbordante de tu naturaleza y aunque tus riquezas humanas se pretendan sumir en el mutismo del excluyente capitalismo, la esencia humilde de tu pueblo expresa con exquisita sabiduría el significado de la bondad para si misma y para toda la América Latina.

IGNACIO RAMONET: NUEVA ERA DE CONQUISTA


Este artículo es el Prólogo del libro “Estado Villano”, de William Blum, se extrae y publica en “Venezuela es Mujer Heroica” con el objetivo de brindarle a los lectores un análisis que desarrolla el escritor Ignacio Ramonet en respuesta a los acontecimientos que se suscitan en los países literalmente violados por el sistema capitalista o lo que es igual el Imperialismo Inicuo que lidera el Gobierno de Estados Unidos de América en alianza con los Estados más poderosos en el proceso de producción y explotación en la globalización. Sin más esta servidora les invita a leer lo que a continuación se presenta.

¿Cuál es el estado actual del mundo? Además de la guerra conducida por Estados Unidos contra el “Terrorismo Internacional”, y la ya extensa ocupación militar de Irak, el fenómeno central es que casi todos los Estados siguen animados en la gran dinámica de la globalización liberal. Es una segunda revolución capitalista. La mundialización llega a todos los rincones del planeta, ignorando la independencia de los pueblos y la diversidad de los regímenes políticos.

La tierra conoce así una nueva era de conquista, como lo fueron el descubrimiento de América y las colonizaciones. Pero mientras los principales actores de las precedentes expansiones de conquista eran los Estados, esta vez son las empresas y los conglomerados, los grupos industriales y financieros privados que pretenden dominar el mundo. Jamás los amos de la Tierra fueron tan pocos pero poderosos. Estos grupos están localizados en la Tríada – Estados Unidos, Europa, Japón –, pero la mitad de ellos tiene su base en Estados Unidos. Es un fenómeno fundamentalmente estadounidense.

Esta concentración de capital y de poder se aceleró formidablemente en el curso de los últimos veinte años, bajo el efecto de las revoluciones tecnológicas de la información. Un nuevo salto adelante será efectuado en este milenio, con el dominio de las nuevas técnicas genéticas para manipular la vida. La privatización del Genoma humano y la patente generalizada del viviente, abre nueva perspectivas de expansión al capitalismo. Una gran privatización de todo aquello que corresponde con la vida y la naturaleza se prepara, favoreciendo el surgimiento de un poder probablemente más absoluto que todo el que se ha podido conocer en la historia.

La mundialización no intenta conquistar los países sino a los mercados. La preocupación de este moderno poder no es la conquista de los territorios como lo fue con las grandes invasiones o durante los períodos coloniales, sino tomar posesión de las riquezas.

Esta conquista se acompaña de destrucciones impresionantes. Industrias enteras son brutalmente siniestradas en todas las regiones, con los sufrimientos sociales resultantes: desempleo masivo, subempleo, precariedad, exclusión. Cincuenta millones de pobres en Europa, mil millones de desempleados y subempleados en el mundo… Sobreexplotación de hombres, mujeres, y – más escandaloso aún – de niños: trescientos millones de ellos son explotados en condiciones de una brutalidad sin precedente.

La mundialización es también el pillaje planetario. Los grandes grupos saquean sin medida; ellos sacan provecho de la riqueza de la naturaleza que son el bien común de la humanidad; lo hacen sin escrúpulo ni freno. Esto se acompaña de una criminalidad financiera ligada a los medios de negocios, y a los grandes bancos que reciclan suman que sobrepasan los miles de miles de millones de dólares por año, una cantidad idéntica al producto nacional bruto de una tercera parte de la humanidad.

Todo lo están convirtiendo en una mercancía: las palabras y las cosas, los cuerpos y los espíritus, la naturaleza y la cultura, y ello va provocando un empeoramiento de las desigualdades. Nosotros sabemos que el foso entre ricos y pobres se ha profundizado durante los últimos dos decenios ultraliberales (1979 – 1999). Pero, ¿Cómo saber en que punto está esa desigualdad? Fácil: las tres personas más ricas del mundo poseen una fortuna superior a la suma del Producto Bruto Interno de los 48 países más pobres, o sea un cuarto de la totalidad de Estados del mundo…

Uno descubre igualmente: “En 1960, el 20% de la población mundial que vivía en los países más ricos tenía unos ingresos treinta veces superiores al del 20% de los más pobres. En 1965, sus ingresos ya eran 82 veces superiores!” [1]. En más de setenta países el ingreso por habitante es inferior al que había hace veinte años… A escala planetaria, cerca de tres mil millones de personas – la mitad de la humanidad – vive con menos de 1,5 dólares diarios, y sin ningún tipo de seguridad social…

La abundancia de bienes llega a niveles sin precedentes, pero el número de aquellos que no tienen techo, ni trabajo, ni el mínimo de alimentos diarios necesarios aumenta sin parar. Así, sobre los 4,5 mil millones de habitantes que tienen los países subdesarrollados, cerca de un tercio no tiene acceso al agua potable. Una quinta parte de los niños no absorbe la cantidad suficiente de calorías o proteínas. Y unos dos mil millones de personas – el tercio de la humanidad – sufre de anemia.

¿Esta situación es fatal? No, porque tiene soluciones simples. Según la Organización de las Naciones Unidas, para que toda la población del globo tenga acceso a las necesidades básicas (comida, agua potable, educación, salud) será suficiente con deducir menos del 4% de la riqueza acumulada por las 225 fortunas más intensas del mundo. Satisfacer universalmente las necesidades sanitarias y nutricionales esenciales se lograría con trece mil millones de dólares, que es lo que gastan los habitantes de Estados Unidos y de la Unión Europea en perfumes cada año…

La Declaración Universal de los Derechos Humanos – que en 1998 celebró su 50 aniversario –, afirma: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios”. Pero estos derechos, a ojos de una gran parte de la humanidad, son cada vez más inaccesibles.

Tomemos, por ejemplo, el derecho a la alimentación. La comida no falta. Los productos alimenticios nunca fueron tan abundantes, y las cantidades existentes deberían permitir a cada uno, de los seis mil millones de habitantes del planeta, disponer por lo menos de 2.700 calorías por día. Pero no es suficiente con producir alimentos. Falta aún que ellos puedan ser comprados y consumidos por los grupos humanos que tienen esa necesidad. Y eso está bien lejano. Cada año, treinta millones de personas mueren de hambre. Y más de ochocientos millones sufren de subalimentación crónica.

Nada es inevitable. Cuando ellas tienen la posibilidad de intervenir, las organizaciones humanitarias pueden detener una naciente escasez de alimentos en unas semanas. A pesar de ello, el hambre continúa diezmando poblaciones enteras. ¿Por qué? Porque el hambre se ha convertido en un arma política y de poder. Al final, el papel del clima como responsable de las grandes hambrunas se ha vuelto marginal: ahora es el hombre quien hambrienta al hombre.

Conocido por sus trabajos que muestran como las políticas de ciertos gobiernos pueden causar hambrunas, aunque los alimentos abunden, el profesor Amartya Sen, quien recibió el Premio Nobel de Economía en 1998, afirma: Uno de los hechos más remarcables de la terrible historia del hambre, es que nunca ha existido una hambruna grave en un país dotado de una forma democrática de gobierno y con una prensa relativamente libre” [2]. Oponiéndose a las tesis neoliberales, se estima que se debe dar al Estado, y no al mercado, mucha más responsabilidad en la promoción del bienestar de la sociedad.

A pesar de ello, en la hora actual, las estructuras estatales, así como estructuras sociales tradicionales, están siendo barridas de manera desastrosa. Un poco por todas partes, en los países del sur, el Estado se hunde. Zonas sin Estado de derecho y entidades caóticas ingobernables se desarrollan, escapando a toda legalidad, cayendo en un estado de barbarie donde sólo los grupos de saqueadores están en condiciones de imponer su ley, chantajeando a la población civil. Surgen peligros de nuevo tipo: crimen organizado, redes mafiosas, especulación financiera, gran corrupción, extensión de nuevas pandemias (sida, virus del Ébola, el llamado “mal de las vacas locas”, etc.), poluciones de fuerte intensidad, efecto invernadero, desertificación, proliferación nuclear, fanatismos religiosos o étnicos, etcétera.

Al momento de la guerra que adelanta la administración Bush contra el “terrorismo internacional”, y mientras continúa la caótica ocupación contra Irak, las censuras y manipulaciones, bajo aspectos diversos, paradoxalmente regresan de manera imponente. Nuevos y seductores “opios de masas” proponen el “mejor de los mundos”, distrayendo a los ciudadanos e intentando desviarlos de la acción cívica y reivindicativa. En esta nueva era de la alienación y de la mentira, en la hora de la “World Culture”, de la “Cultura Global”, y de las mentiras planetarias, las tecnologías de la comunicación juegan como nunca antes, un papel ideológico central para amordazar el pensamiento.

Todos estos cambios, rápidos y brutales, desestabilizan a muchos dirigentes políticos. Generalmente se sienten desbordados por una mundialización que modifica las reglas del juego y los deja parcialmente impotentes. Porque los verdaderos amos del mundo (a excepción del presidente de Estados Unidos de Norteamérica) no son aquellos que figuran ejerciendo el poder político.

Es por esto que muchos ciudadanos multiplican las movilizaciones contra estos nuevos poderes. Ellos siguen convencidos de que, en el fondo el objetivo final de la mundialización liberal en este amanecer del nuevo milenio, es la destrucción de lo colectivo, de la apropiación por el mercado privado de las esferas pública y social. Y están decididos a oponerse.

1. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD): Informe Mundial sobre el Desarrollo Humano, 1998, Nueva Cork, septiembre 1998.

2. El País, Madrid, 16 de octubre de 1998.

IGNACIO RAMONET

DIRECTOR DE LE MONDE DIPLOMATIQUE

¡QUE! PADRINO Y ¡QUE! DISCURSITO SE LES IMPUSO A LOS EGRESADOS DE LA UNIVERSIDAD BICENTENARIA DE ARAGUA EL PASADO 19 DE OCTUBRE


Por: Erika Calanche Ramos

En la Universidad Bicentenaria de Aragua, se llevó a cabo el pasado 19 de octubre del año en curso, el Acto de Grado de los egresados en las carreras de Ingeniería Eléctrica, Ingeniería de Sistemas, Psicología, Administración, Contaduría y Comunicación Social en el Forum de esta casa privada de estudios. En el mismo, asistieron personalidades de la institución y se invitó por demás decir, se impuso como padrino de estas promociones al excelentísimo ególatra Señor Julio Cesar Pineda, quien destacó toda su trayectoria y experiencia profesional (muy yoista si me preguntan), igualmente otorgó a los titulados un discurso banalmente fatalista muy propio y exquisito de la extrema derecha venezolana.

En este sentido, no se concibe sensato en primer lugar; que se les haya impuesto el padrino a los graduados, ya que ningún estudiante postuló menos escogió al distinguido Padrino y Profesor Honorífico, Julio Cesar Pineda. En segundo lugar; no se merece un nuevo profesional de nuestra República Bolivariana un discurso tan mefistofélico como el que otorgó el señor en la clausura del acto. Así, el discurso enfatizó una catastrófica iniquidad que sólo plantea y anhela el sector de la extrema derecha, la cual se basa en la declaración de una tercera guerra mundial, liderada según el argumento de la oposición, por los sistemas socialistas y comunistas de los países inocuos, según el sentir y el conocimiento del autor, quienes luchan dignamente por la justicia y la equidad global.

En consecuencia, los nuevos profesionales, en su mayoría llevan como bandera la frescura de la esperanza en el ejercicio de su rol vocativo (me incluyo ya que integro esta promoción), a quienes injustamente se les inundó el corazón de incertidumbre ante aquel discurso improvisado que señaló: “Ayer se firmó el acuerdo que da inicio a la tercera guerra mundial, ayer el presidente de Rusia Putin y el presidente de Irán aprobaron acuerdos para las pruebas y desarrollos del armamento nuclear…” “Se han incrementado los índices de inseguridad y delincuencia…” “Los países comunistas privan el desarrollo de las economías y la tecnología…”Es necesaria la libertad, la preservación de la propiedad privada…” “La cuarta guerra mundial será de piedra y palos…” bla bla bla bla bla mucho terror más bla bla bla bla.

En tanto, pregunto: ¿Qué realidad viven las personas que profesan el terror?, ¿Acaso habrá visitado este señor y vivido el trabajo arduo y digno de admirar que desarrollan los consejos comunales en nuestro país?, ¿Habrá abrasado y sentido la emoción sublime de los venezolanos integrados al conocimiento a través de las misiones educativas, siendo en su mayoría madres y señoras de la tercera edad que decidieron ver la luz que otorgan las letras y el saber?, ¿Sabrá él ex embajador y suprema excelencia, que la solidaridad y la corresponsabilidad con los más débiles y desposeídos es la bandera de triunfo por la que Jesús nuestro señor se sacrificó?, ¿Sabrá que la verdad no es la guerra, sino el silencio de muchos que otorgan paz y bondad?. Es necesario profundizar y reflexionar estas interrogantes.

Teniendo en cuenta lo antes expuesto, considero con todo respeto y con aflicción que su discurso señor Julio Cesar Pineda, fue una absoluta falta de respeto, de consideración y por demás, subestimación a las mujeres, los hombres, padres, madres, hijas e hijos que integramos el forum ese día que congratula el logro de muchos. Menos juicioso fue su absurda pretensión de contaminar el alma de todos los que allí estuvimos con tal proselitismo político. Finalmente, ruego a las autoridades del recinto universitario otorgarle a la próxima promoción el derecho de escoger un padrino idóneo que les brinde un discurso humanista, concienciado en el principio de que nos capacitamos para ofrecer un servicio a todos aquellos que nos permitirán el crecimiento profesional en el quehacer de nuestro rol cada día.

8 de octubre de 2007

COMANDANTE Y AMIGO CHÉ GUEVARA

Por: Erika Calanche Ramos
Un 8 de octubre de 1967 la tiranía y el despotismo, capturan, asesinan y decapitan, la inspiración de Dios hecha en el líder de sublimes ideales socialistas y humanistas, “El Comandante Ché Guevara”, quien aún vives en nuestros días en las almas de los pueblos revolucionarios.

Bolivia fue la tierra escogida por la iniquidad del imperio para mutilar los sueños de libertad de mujeres y hombres nobles y justos.

Hace 40 años, con el silencio eterno de tu voz, intentaron callar el grito virtuoso de la insigne Latinoamérica, pero tus ideales Ché, aun laten intensamente en los líderes que hoy luchan para defender tu causa.

Pero los pueblos despiertan del letargo que causo el luto de tu cruel mutismo, y hoy sigues siendo Ché digno ejemplo para levantar las banderas de patriotismo en toda nuestra Latinoamérica unida y conservar la juventud que inspiró tu musa socialista y nuestro mejor homenaje será imitarte en la lucha por un mundo mejor.

4 de octubre de 2007

ES IMPRESCINDIBLE DIVORCIAR AL PODER DE LA CORRUPCIÓN


Por: Erika Calanche Ramos

La Corrupción viciosa en su naturaleza, penetrada en la cultura del ser, muy sublime y poco perceptible en la cotidianidad, pero avasallante y dañina en su unión con el poder. Asimismo, el Poder, es fuerte en su esencia, de condición vigorosa y facultativa para hacer o impedir, todos se cautivan ante su grandeza y capacidad en el devenir, es ineludible y positivo cuando su acción está aliada a la justicia, la ética y la moral de los seres; sin embargo, unido a la seductora corrupción representa para la humanidad despotismo, anarquía y tiranía.

En este sentido, personas de almas justas, nobles, humildes y sabias luchan radicalmente con el objetivo primordial de divorciar al poder de la corrupción. Aunque, pareciera que fuese una misión inalcanzable y quizás imposible, pues déjenme decirles, que la tarea es sencilla, ya que depende absolutamente de la conciencia, la formación y el amor con el que formamos a nuestros hijos, de la manera en la que actuamos con las personas, es decir, del modo que convivimos con nuestro propio ser y con los demás seres.

La corrupción, es parte de la naturaleza humana como el poder, muchos conversan y analizan el factor corrupción cuando se encuentra unida al poder, pero nadie la percibe, la reflexiona o examina cuando crece equitativamente con el niño o la niña, para ser más explícita, les expondré dos ejemplos sencillos:

1. Un niño va con su madre al mercado y se fija que ella toma una pequeña fruta y la come, la mujer luego de culminar de recorrer los pasillos terminando también de degustar el pequeño durazno, la cual le ofreció un poco a su hijo, se dirige a la caja y cancela todo, excepto la pequeña fruta que comió. Esta situación planteada parece un caso inofensivo, pero les aseguro que el niño desde entonces hasta cuando sea un hombre, tomará una fruta de éstas del mercado y no la cancelará, si se multiplica este caso por muchos, tenemos como resultado mucha gente robando inofensivamente una pequeña fruta del mercado.

2. Una niña llega al aula y sorpresivamente se entera que su maestra aplicará una evaluación de matemáticas, olvidó revisar o repasar aquella clase, a su lado se encuentra un niño en la misma situación que ella, la diferencia es que aquel niño tenía una clásica y muy famosa chuletita en el teléfono móvil que sus padres le habían obsequiado para que estuviese comunicado con ellos, en fin, el caso es que la niña para no aplazar la evaluación decide pedirle a su compañero de estudios que le facilite el material de apoyo. Es decir, los chamos se copiaron e hicieron trampa, pero díganme algo, ¿realmente creen que la maestra es afectada o burlada cuando los niños se copian?, pues la respuesta es no, son burlados ellos mismos por su acción, ya que la maestra se sabe esa clase de memoria y ellos no. He aquí otro caso inofensivo de corrupción que bien sabemos que es parte del día a día en los colegios y centros educativos y ocasionalmente tiene penalidad por parte del educador, pero en esta nueva generación, algunos profes… no le dedican mucha atención a este fenómeno de la chuleta, porque es parte, según de nuestra cultura.

Teniendo en cuenta lo antes expuesto, convivimos sin importarnos con la mediocridad y con lo supuestamente inocuo negativo, pero generalmente, la naturaleza inconforme del ser humano, siempre desea y codicia mucho más de lo que posee en lo personal, profesional y material. En consecuencia, lo inocuo se transforma en inicuo, por ende, la corrupción se convierte en un arma seductora alcanzando de manera avasallante al poder. Por tal razón, es preciso, reflexionar profundamente estos ejemplos que se han planteado, pues estamos patéticamente acostumbrados a estas acciones, ignorando y justificando estos hechos.

Finalmente, considero que el poder es sublime cuando se aplica en el fundamento moral, ético y espiritual, ya que de este modo, funciona como un sistema político íntegro, en base al principio de corresponsabilidad humana. Un ejemplo digno del Poder en su divina esencia es Jesús de Nazaret.