18 de octubre de 2010

3R al Cuadrado al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales en Maracay


Por: Erika Calanche Ramos
Revisión, Rectificación y Reimpulso al cuadrado es preciso en el Hospital Dr. José M. Carabaño Tosta del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales ubicado en la ciudad de Maracay, ya que muchos de los usuarios y pacientes de este centro de salud son víctimas de la inconsciencia de la mayoría de los funcionarios y funcionarias que lo integran.

En este sentido, se exhorta a todos los que hacemos vida en este proceso de cambios, quienes laboramos en los organismos públicos y entes del Estado a proceder en pro del beneficio de las mayorías, obrando con vocación en estos oficios destinados al servicio.

También se hace un llamado de alerta a quienes dirigen estos entes de la salud dedicados a la atención de personas pacientes (enfermo que está bajo tratamiento médico) que además, deben ser literalmente pacientes y tolerantes ante los maltratos de algunas y algunos que tras la vitrina de atención gritan y en el peor de los casos ignoran la presencia de quienes requieren la convalidación de reposos, historia médica, solicitudes de citas médicas y consulta de alguna duda sobre los servicios que corresponden a este organismo de salud pública.

Aunado a ello, el sistema es insuficiente considerando la demanda de enfermos que asisten a este centro de salud, quienes deben madrugar para ser atendidos medica y administrativamente, ya que muchas personas desmejoradas en salud asistidos en los diversos centros de salud de la región deben convalidar tal asistencia en el IVSS para presentarlos en las organizaciones, corporaciones o instituciones de trabajo, siendo esto un requisito legal necesario y obligatorio.

Es injusto que a sabiendas de la demanda, estas trabajadoras y trabajadores de atención pública sólo otorguen 18 números o un poco más que no supera un total de 25 personas atendidas cada día por concepto de convalidación de reposos médicos en traumatología, ginecología, neurocirugía, neurología, pediatría y medicina interna.

Caramba desde las tres de la madrugada muchas personas en proceso de recuperación post operatoria, en condiciones de tratamiento y terapias médicas hacen largas colas a las afueras para contar con la dicha y la bendición de un número que les garantice la recepción de sus informes médicos y luego ser “inadecuadamente” atendidos, quienes luego deben ir a retirar en los casos de reposo dicha convalidación y en el caso de consulta contar con la suerte que el doctor asignado asista a la misma.

Peor aún son los pacientes que llegan en condición médica de emergencia, quienes en su mayoría son remitidos al Hospital Central de Maracay, ya que médicos y enfermeras alegan limitaciones para atender la emergencia a causa del número de camas de este Hospital y falta de equipos e insumos de atención.

Consecutivamente, el pasado 14 de octubre un grupo de pacientes en las afueras de la oficina de la Dirección de este centro reclamaron la ineficacia e ineficiencia de estas trabajadoras y trabajadores que maltratan al usuario y en un tono altanero el vigilante de la entrada y la asistente de esta dirección regional respondieron a los enfermos manifestantes que se les iba a hacer el favor de recibirles estos documentos médicos para convalidarlos y que a partir del lunes 18 del corriente se les entregarían los mismos firmados y avalados. Ante lo suscitado surge la siguiente interrogante: ¿Es un favor acaso ejercer los roles correspondientes que el Estado cancela bajo concepto de salario por servicios prestados? Respóndase cada quien la misma.

Por otra parte, esta crisis en el sector público de la salud venezolana es inconcebible si se tiene en cuenta los presupuestos aprobados y los fondos que el Gobierno Bolivariano a través del presidente del IVSS, Carlos Rotondaro ha destinado para adecuar y capacitar estos centros y hospitales. Surge otra interrogante: ¿Dónde está reflejado el fondo asignado para la adecuación de este centro de saludo en la región si las condiciones físicas y de insumos son deplorables? A efectos de la conciencia de quienes dirigen este hospital.

El que tenga ojos que vea, la inconsciencia burocrática es un factor negativo que infecta toda la cadena de valores devaluando el sistema y causando malestar en el proceso de cambios revolucionarios afectándonos a todos y todas. Esta denuncia se hace en nombre de los que padecen cada día a causa de quienes por mezquindad e iniquidad no asumen el verdadero significante de este proyecto de país que implica un servicio de salud humanista en Venezuela.

No hay comentarios.: